abril 2, 2022

Usuaria anónima (Socia de SADAP)

De niña, por una enfermedad llamada TOSFERINA fui perdiendo
audición. Alos 24 años me operaron de los dos oídos el equipo de
Antolí Candela, estuve bien unos años y a los 34 el Dtr. Pedro Clarós
me volvió a intervenir en Barcelona.
He seguido mi vida normal hasta que, aconsejada por el médico, me
puse audífonos. El me decía que si no lo hacía el nervio auditivo se
iba a atrofiar y mi sordera sería mas profunda. Necesitaba oír (era
profesora) y en esa época fui maestra de gitanos. Una anécdota: los
niños iban viniendo de uno en uno a leer a mi mesa y alguno
avispado me miraba el oído y me decía: ¿qué tienes ahí? Yo muy
tranquila le respondía: las gafas de los oídos, me miraban extrañados
y les volvía a preguntar: tú, ¿por qué llevas gafas?, porque no veo,
pues yo igual, porque no oigo.
Mientras viví en Madrid, colaboré mucho en la parroquia Ntra Sra del
Silencio (había hecho los tres niveles de LOGSE, pero fue allí donde
me solté a signar). Ahora hago la traducción a lengua de signos en la
misa y la homilía de 12 los domingos en la parroquia de “Jesús
Obrero” de Pizarrales. No soy una profesional, pero Rosario (que así
se llama la sorda) me sigue y eso me basta.
Animo a todo el que lo necesite que se ponga audífonos, te facilita
mucho la vida, y aunque a veces es molesto, son más las ventajas que
los inconvenientes. Yo los llevo desde hace 15 años y estoy
encantada

Deja una respuesta

info@AntiSpamTextsadap.es
C/ Gran Capitán 53-57. Despacho 23
Contactanos por E-Mail
Copyright © SADAP
Desarrollado, Alojado y Optimizado por SIMAC Mundo Digital SL
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram